Sororitat Obrera // Les meves germanes, la meva màtria

SORORITAT OBRERA, LA MEVA MÀTRIA, LES MEVES GERMANES

 

“Re-visionar — el acto de volver a mirar, de ver con nuevos ojos, de entrar en el viejo texto desde una nueva dirección crítica — es para las mujeres más que un capítulo en la historia cultural; es un acto de supervivencia”.

Adrienne Rich 


Sororitat Obrera es nuestro abrazo a las mujeres, lesbianas, bolleras, trans de Cataluña y a todas las hermanas obreras, jornaleras; a las de la calle, las proletarias, las del campo y de la ciudad; a las de los sures y los nortes; a los cuerpos explotados por el capitalismo. 


Casi todos nuestros diseños tienen una banda sonora, nos acompaña e inspira mientras hablamos, decidimos y conceptualizamos lo que queremos contar y cómo. Estos días nos ha inundado la “Canción de soldados” de Chicho Sánchez Ferlosio (María José Llergo tiene una versión maravillosa); y empieza así: 


"Dicen que la patria es / un fusil y una bandera / mi patria son mis hermanos / que están labrando la tierra ...".


Desde aquí empezamos un acto de re-visión y "resistencia a cualquier tendencia a estabilizar el conocimiento o la teoría de lo humano, universal y androcéntrico" -1- y nos nombramos MATRIA y HERMANAS, “mi matria son mis hermana, que están labrando la tierra”.


Sororitat Obrera es un guiño a Solidaridad Obrera, seguro que alguien ya se ha dado cuenta, organización sindical barcelonesa precursora de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) a nivel estatal. En 1907 publicaron un manifiesto que nos gusta -2-, pero este extracto que hemos hackeado nos gusta más:


“La emancipación de la ‘mujer’-3-, ha de ser obra de la ‘mujer’ misma; el camino es la asociación y la sororidad, obrera y jornalera”.

 

Nos hacía falta una cara, una imagen que conceptualizara nuestra lucha y nuestra unión…¡ZAS! ¿Qué hace una chica como tú estampada sobre el corazón en una camiseta?


Marina Ginestà Coloma fue la imagen por antonomasia. Pertenecía a las Juventudes Socialistas Unificadas cuando, 3 días después del golpe de estado del 36, con 17 años, le tomaron la posteriormente mítica fotografía con un fusil al hombro en la terraza del Hotel Colón de Barcelona. La cara insurgente que tantos años después sigue inspirando dignidad.


Puede que la Ginestà nunca fuera una miliciana armada con fusiles y granadas, como Paulina Odena García, Concha Pérez Callado o Soledad Casilda Hernáez Vargas, de armas tomadas. pero también vivió la guerra y el exilio, armada a su forma. Su oficio de periodista e intérprete la mantuvieron en la trinchera permanente de la mujer militante.


Marina fue un puño alzado al viento y su imagen en aquella terraza, se ha convertido en un icono de la guerra civil y el antifascimo. La Ginestà es la cara visible de nuestro tributo a todas las milicianas antifascistas y a todas las mujeres obreras y jornaleras del mundo que nos recuerdan que el camino somos nosotras y la sororidad es nuestra bandera. 


Como feministas no olvidamos que "la solidaridad es la ternura entre los pueblos" -4-, y nuestra ternura habla de clase, de opción sexual lgtbiq+, de procedencia, de color de piel y de sentires diversos. Nuestra solidaridad es sororidad-


Este diseño es también una “alianza” con nuestros compadres de Partisano.cat, que nos han apoyado siempre y han creído en la solidez de nuestro proyecto. Sin ellos, todo esto hubiera sido mucho más difícil. Gracias.


-1- Griselda Pollock- Encuentros en el museo feminista virtual.

-2- Solidaridad obrera: "Recordemos que la emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos; nosotros os enseñamos el camino, que es la asociación y la solidaridad obrera". 

-3- Todas las que nos nombramos como mujeres. 

-4- Gioconda Belli. 

...

 

Re-mirar – l’acte de tornar a mirar, de veure-hi amb nous ulls, d’entrar en el vell text des d’una nova direcció crítica --- per les dones és, més que un capítol en la història cultural, un acte de supervivència”. Adrienne Rich 

 

Sororitat Obrera és la nostra abraçada a les dones: lesbianes, bolleres, trans de Catalunya i a totes les germanes obreres, jornaleres, a les dones del carrer, les proletàries, les del camp i de la ciutat, a aquelles dels suds i dels nords, als cossos explotats pel capitalisme.

 

Pràcticament tots els nostres dissenys tenen una banda sonora, ens acompanya i ens inspira mentre parlem, decidim i fem la conceptualització d’allò que volem explicar i com ho volem explicar. Aquests dies ens ha inundat la “Canción de soldados” de Chicho Sánchez Ferlosio (Mª José Llergo té una versió meravellosa); i diu així:

 

"Dicen que la patria es / un fusil y una bandera / mi patria son mis hermanos / que están labrando la tierra ...".

 

Des d’aquí comencem un acte de re-visió i “resistència a qualsevol tendència a estabilitzar el coneixement o la teoria d’allò humà, universal i androcèntric” -1- i ens nombrem MÀTRIA i GERMANES, “la meva màtria son les meves germanes, que estan llaurant la terra”

 

La Sororitat Obrera és un gest de complicitat a “Solidaritat Obrera”, segur que algú de vosaltres ja se n’ha adonat. Fem referència a l’organització sindical de Barcelona que va ser la precursora de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) a nivell estatal. Al 1907 van publicar un manifest que ens agrada –2—però aquest tros que hem hackejat ens agrada més:

 

“La emancipación de la ‘mujer’-3-, ha de ser obra de la ‘mujer’ misma; el camino es la asociación y la sororidad, obrera y jornalera”.

 

Ens feia falta una cara, una imatge que donés sentit a la nostra lluita i la nostra unió... ¡ZAS! Què fa una dona com tu estampada al lloc del cor en una samarreta?

 

Marina Ginestà Coloma va esdevenir la imatge per antonomàsia. Pertanyia a les Juventudes Socialistas Unificadas quan, tres dies després del cop d’Estat del 36, amb 17 anys, li van fer l’actual mítica fotografia amb un fusell a l’espatlla a la terrassa del Hotel Colón de Barcelona. Ella és la cara insurgent que tants anys després segueix inspirant dignitat.

 

És possible que Marina Ginestà mai no hagués sigut una miliciana armada amb fusells i granades, com Paulina Odena García, Concha Pérez Callado o Soledad Casilda Hernáez Vargas; sinó que va viure la guerra i l’exili, armada a la seva manera. El seu ofici de periodista i intèrpret la va mantenir a la trinxera permanent d’una dona militant.





 Marina va ser un puny alçat al vent i la seva imatge en aquella terrassa s’ha convertit en una icona de la guerra civil i l’antifeixisme. Ginestà és la cara visible del nostre tribut a totes les milicianes antifeixistes i a totes les dones obreres i jornaleres del món que ens recorden que el camí som nosaltres i la sororitat és la nostra bandera.

 

Com a feministes no oblidem que “la solidaritat és la tendresa dels pobles” -4- i que la nostra tendresa parla de classe, diversitat sexual lgtbiq+, de procedència, de color de pell i de diversos sentirs. La nostra solidaritat és sororitat.

 

Aquest disseny és també una “aliança” amb els nostres companys de Partisano.cat, que ens han recolzat sempre i han cregut en la solidesa del nostre projecte. Sense ells, tot això hagués sigut molt més difícil. Gràcies.

 

- 1- Griselda Pollock- Trobades al museu feminista virtual.

- 2- Solidaridad obrera: "Recordemos que la emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos; nosotros os enseñamos el camino, que es la asociación y la solidaridad obrera. “.

- 3-Totes les que ens anomenem com a dones.

- 4- Gioconda Belli.

 

 




 





Compartir esta publicación